FELICES FIESTAS PATRIAS

FELICES FIESTAS PATRIAS

Sunday, September 25, 2016

RESTAURADO EL MAGNÍFICO EDIFICIO DE LA ESTACIÓN DE PENCO, AHORA CASA DEL ADULTO MAYOR

Acto de inauguración de la casa del adulto mayor en la ex estación de ferrocarriles. (Foto obtenida de FB).
La inauguración de la casa del adulto mayor en la antigua estación de ferrocarriles, para muchos, pudo ser sólo un corte de cinta. En especial para algunos jóvenes acostumbrados a ver por años deprimido ese punto de la ciudad y también para aquellos que no vivieron la era del tren. Pero, ese sencillo acto público tuvo mucho valor para los viejos de Penco. Primero, por el reconocimiento a su calidad de personas con toda su merecida dignidad y segundo, por volver a un sitio familiar de la niñez y que hoy ha sido restaurado. Por tanto, para ellos no fue un hecho más.
La estación recuperada, a la izquierda. (Foto de Andy Urrutia).  A la derecha, cuando el alcalde Figueroa con un equipo de técnicos recorriera el entorno. Eso fue en el 2014. 
Los primeros que ingresaron al remozado edificio sintieron el impacto de un torbellino de imágenes que se agolparon en sus memorias. Los comentarios y las voces de los que iban al lado fueron el aporte que pintó de colores aquellas fotos escondidas en los recuerdos. Unos se acordaron de la ventanilla de la boletería, otros se sentaron en los escaños para los pasajeros de entonces. Aquellos con más imaginación se asomaron al andén y evocaron cuántas veces subieron o bajaron de los vagones. Y rememoraron que la estación parecía vibrar entera cuando las pesadas locomotoras de acero arrastrando los carros llegaban llenando de vapor y humo el ámbito bajo la marquesina. Y después cuando los trenes de pasajeros ya no pasaron más, vinieron tantos, tantos años de abandono. El edificio quedó olvidado en medio de la desolación. Si en las noches hasta daba miedo acercarse por ahí.
A la izquierda, parte de la fachada restaurada. (Foto de Andy Urrutia). A la derecha, cuando no se habían iniciado los trabajos.
Arquitectos de la Universidad Politécnica de Cataluña, Barcelona, España,  que vieron las fotografías de la estación pencona y a quienes consultamos su opinión, nos dijeron que aplaudían la decisión de recuperarla. Y agregaron: “Se observa el excelente trabajo original en hormigón. Sin duda pertenece al modernismo en arquitectura y refleja el buen gusto de quienes la diseñaron y la construyeron. Trabajaron con materiales nobles. Vemos piedras en algunos muros que nos hablan de una realidad local. Esos recuadros de transparencia parecen el marco de un paisaje marino. Además, el hecho que ahí remate una calle, le otorga al edificio una categoría de gran importancia. Es una edificación moderna, muy bella que es un deber mantener”.  En el medio académico de Barcelona se dice que cuando un edificio es bueno, puede ser destinado a otro fin aunque no sea para lo que fue hecho. Funciona bien igual.
Aspecto de la fachada de la nueva casa del adulto mayor. (Foto de Andy Urrutia).
El alcalde Víctor Hugo Figueroa había pensado al comienzo compartir ese espacio entre jóvenes y viejos, pero adoptó en definitiva la mejor decisión: dejárselo a estos últimos. El acto realizado esta semana fue muy concurrido y se efectuó al aire libre en la pequeña rotonda de salida y entrada al ex recinto ferroviario donde remata la calle Chacabuco. Asistieron integrantes del concejo municipal y los mayores, o sea, los invitados especiales quienes ocuparon las butacas desplegadas allí por el municipio para la ceremonia.
Vista desde el otro lado de la línea. (Foto de Andy Urrutia).
La recuperación de ese entorno era un asunto urgente para la comuna. Desde la desaparecida bodega al otro lado de la línea, la estación misma así como los espacios abiertos del sector necesitaban la atención de la autoridad. Tan pronto asumiera, el alcalde inició gestiones a distintos niveles para obtener los fondos y las autorizaciones a fin de recuperar el barrio. El eje urbano del proyecto lo constituye la ex estación que cuenta con salas de lectura, de juegos, de televisión y de algunos servicios, como podología, kinesiología, por ejemplo. Gracias al beneplácito de Ferrocarriles, los recursos del gobierno central y el apoyo de la Municipalidad de Las Condes, hoy tenemos la estación recuperada ahora como casa del adulto mayor. Bien por el alcalde y su equipo. 
Punto donde remata la calle Chacabuco, hecho que le brinda más realce a la casa del adulto mayor. (Foto de Andy Urrutia).

GALERÍA DE FOTOS DE LA RESTAURACIÓN 
Jaime Robles, presidente de la Sociedad de Historia de Penco, nos ha hecho llegar una galería de fotos que muestran detalles del interior del edificio recién restaurado. Jaime nos recuerda que él es hijo de ferroviario. Su padre fue don Lincoln Robles Norambuena.
Esta fue una de las salas de espera de la estación, hoy destinada a pasatiempos de los adultos mayores.
En uno de los muros se aprecia este  gráfico que narra la historia de la estación.
Otra de las salas hermosamente restauradas.
La casa del adulto mayor cuenta también con un pequeño auditorio para proyecciones de videos.

En esta escena de la inauguración aparecen la concejala María Verónica Roa Durán; el diputado del distrito Marcelo Chávez; el alcalde Víctor Hugo Figueroa y el concejal Rodrigo Vera.

El alcalde Figueroa en su discurso de entrega del edificio a la comunidad de Penco.


Friday, September 23, 2016

UNA NOVEDOSA SILUETA SUBMARINA FRENTE A CERRO VERDE SE OBSERVA DESDE EL ESPACIO

El punto muestra desde el espacio una silueta submarina permanente en la bahía.
Una curiosa silueta bajo la superficie del mar que se observa en Google Earth trae a la imaginación el mito de un volcán sumergido en la bahía. El descubrimiento lo hizo don Felipe Fierro, experto informático, ex pencón, radicado en Puerto Montt.  A este respecto nos dijo: “Siempre miro mi comuna con la ayuda del mapa satelital. Puedo, incluso, recorrer sus calles. Pero, hace poco observé esta extraña mancha en el mar frente a los negocios de mariscos de Cerro Verde. Me preocupé de revisar la historia de esas coordenadas y la mancha siempre está allí. No desaparece. Sería interesante investigar eso”.
La mancha permanente observada se ubica a 1.400 metros de la antigua playa del refugio en Cerro Verde y a una distancia equivalente de la cancha de containers de la empresa portuaria de Lirquén. En su primer mail, don Felipe nos escribió:
La foto contrastada permite ver una aparente emisión de algún material.
“Le envío estas fotos para que las vea.  No sé qué pueda ser, a lo mejor una isla que no sale a flote. Un volcán submarino lo dudo. Igual, se aprecia una afloración desde el fondo, como una terma quizás, soy informático no geólogo, pero me apasiona este asunto. Revise usted este material, un fuerte abrazo, pronto estaré de visita en mi querida comuna”.
La foto del sector captada desde el espacio sugiere la presencia de un montículo bajo el nivel de las olas. Sin embargo, a lo menos en una o dos de las fotos, se ve que dicho promontorio emite un material que se mezcla con el agua de mar y se expande hacia el norte impulsado por las corrientes. 
Aquí se ve la distancia en línea recta desde la cancha de contenedores del puerto de Lirquén.
El señor Fierro dijo que vendrá a Penco en las próximas semanas y que intentará ir en bote con algún amigo pescador al punto señalado y que para tal efecto usará un equipo de GPS. Sobre el área precisa de la mancha intentará si le fuera posible “ver” bajo la superficie y salir de la duda…
Felipe Fierro, nuestro
informante.

Según nos informa Felipe, las coordenadas de las imágenes  en Google Earth son las siguientes: 36°42'56.57" S  72°59'57.34" O.

INFORMACIÓN POSTERIOR

Un lector nos ha dicho aquí en el área de comentarios que esta anomalía que se observa desde arriba sería un emisario submarino.

Thursday, September 22, 2016

PENCO COMENZÓ A RECUPERAR SUS CAÑONES PERDIDOS

El cañón recién instalado durante la ceremonia de inauguración del Museo de Penco.
Imponente luce el cañón del siglo XV montado sobre cureña y que fue instalado a la entrada del nuevo Museo de Penco. Es muy parecido a aquellos de uno de los patios de La Moneda, en Santiago.  La pieza que estuvo perdida por 253 años fue recuperada recientemente. Perteneció a la dotación de nueve cañones de La Planchada. La historia recuerda que en 1763 el fuerte se quedó sin cañones porque se los llevaron con motivo del traslado de Concepción al valle de La Mocha; los tres con que cuenta actualmente los trajeron mucho después. Sin embargo, gracias a firme propósito del alcalde Víctor Hugo Figueroa de conseguir aquellos que faltan y a la paciente tarea de investigación del ingeniero Luciano Burgos, ingeniero de proyectos de Secpla del municipio pencón, el primero de los perdidos está de regreso.
Luciano Burgos al momento de hallar el cañón en Hualpén.
“No fue fácil encontrar la hebra y seguirles la pista”, dijo a nuestro blog  Luciano Burgos. El primer cabo de la búsqueda lo obtuvo en el Museo de Hualpén. Luego de recorrer los espacios y no encontrar ninguna pieza de La Planchada ahí, Burgos usó una táctica de inteligencia para lograr algún dato. Como que no quería la cosa, le preguntó a uno de los jardineros del recinto si él sabía de un cañón de tales características. Y el trabajador le dijo: “allá por el cerro Rocoto hay uno botado y que se parece al que me pregunta usted”. De inmediato Burgos salió en dirección del mencionado cerro dentro del fundo Hualpén. Para llegar debió hacerlo en un vehículo 4x4 por lo empinado de la ruta.  Sin duda el cerro forma parte de la orografía de las tetas del Biobío. Y allí en un campo yermo, casi en la cumbre,  tal como lo describió el jardinero, encontró nuestra reliquia abandonada cubierta de una costra de orín fruto de la humedad y el olvido de decenas de años.
Un camión pluma se debió emplear para levantar el cañón de su sitio de abandono.
Si hallarlo fue una odisea, para conseguir su devolución se tuvo que cumplir con una serie de trámites administrativos. La Municipalidad de Penco con la firma del alcalde Figueroa formuló la solicitud a la gobernación provincial. Al documento le añadió un dossier con un contexto histórico de la propiedad pencona. La autorización se logró además gracias a los buenos oficios interpuestos por la Sociedad de Historia de Penco ante la gobernación. Una vez que se dio la luz verde,  el propio Burgos encabezó la operación rescate. Para ese fin se hizo acompañar por gente del municipio y con el apoyo de un camión pluma se pudo levantar el cañón, cuyo peso es de tres toneladas. Más tarde, se lo sometió a un carenado para retirarle el óxido y se le construyó la cureña siguiendo los patrones originales. Sin embargo, la ubicación actual frente al Museo pencón dará paso a la idea final que es llevarlo al futuro centro de interpretación histórica que se contempla construir a 30 metros de la Planchada.
Técnicos del municipio de Penco instalan la pieza recuperada.
El quinto cañón también fue ubicado por Burgos. Está emplazado bajo el paso nivel del trébol de la autopista a Talcahuano. Éste se halla en buenas condiciones, pero pertenece a la Municipalidad del puerto chorero. Recuperarlo exigirá nuevos trámites y voluntades. En tanto, se sigue averiguando el paradero de los cuatro restantes.

Los cañones del Fuerte La Planchada son de un calibre de 23 libras cada uno y manuales técnicos señalan que en su momento tuvieron un poder de fuego efectivo de cuatro kilómetros. 
Al momento de ser levantado de Hualpén, los técnicos usaron neumáticos como apoyos para regresar el cañón a Penco.


Nota de la Editorial: La información contenida en este texto y las fotografías fueron proporcionadas por el ingeniero Luciano Burgos Seguel.

Wednesday, September 21, 2016

EN DEFENSA DE LOS CARRETONEROS Y LOS CARRILANOS DE PENCO


Un clásico carretonero de hoy en día circulando por calle Penco.
Hubo dos oficios –el carrilano y el carretonero-- que en Penco  adquirieron mala fama. Y que aunque algo de cierto pudo justificarlo en el pasado, quienes hoy realizan esos trabajos, lejos de seguir el mal ejemplo atávico, heredaron esa sombra.
Centrémonos en el carrilano, aquel jornalero que se achicharraba bajo el sol haciendo mantenimiento a las vías ferroviarias. Estos equipos de hombres recorrían los trazados de líneas de tren, iban desmalezando, arrojando paladas de piedras, levantando a pulso durmientes podridos y reemplazándolos. Se los veía en grupo realizando esa labor por Gente'Mar; Cerro Verde; la Cata; el túnel... Era una pega monótona. Los carrilanos hablaban entre ellos y, por la dureza del oficio, algunos usaban palabras feas, groseras. Muy groseras. Pero, no llevaban esa vulgaridad a sus casas ni la empleaban en la interacción con sus familias.
Por esa costumbre de algunos, todos esos trabajadores sacaron patente de groseros. Y, a comienzos del siglo XX,  se hizo popular la afirmación “¡oye, estás hablando como un carrilano!” para censurar el inconveniente uso de malas palabras en el desenvolvimiento personal dentro de ciertas esferas sociales. Otra cita por el estilo era “una encarrilada”, para significar que una persona reprendía a otra con groserías. Sin embargo, nunca oí que a alguien le hubieran puesto el sobrenombre de “el carrilano” en atención a su selección de palabras mal vistas en la conversación. Y eso que en Penco la creatividad popular para los alias es reconocida. 
Las líneas del ferrocarril son mantenidas por modernos carrilanos de hoy.
El segundo oficio menoscabado por el decir popular era el de carretonero. Muchos de ellos eran trabajadores independientes orientados a los fletes. Conducían carretones tirados por un caballo. Tuve varios amigos carretoneros en mi niñez y la conducta de ninguno de ellos calzaba con el estereotipo que circulaba por ahí. ¿Cuál era el defecto de un carretonero? Se decía que cuando bebían lo hacían sin medida ni límite, carentes de toda refinación o compostura. De allí proviene el dicho “este fulano toma como carretonero”. Se subentiende que se empina la botella sin moderación. La afirmación es fuerte y muy despectiva para quien la recibe.
Pero, decíamos, el mal hábito de unos pocos se le atribuyó injustamente al resto. Había personas muy serias y respetables que conducían un carretón, baste recordar a los vendedores de leche de Penco en esos años, don Lorenzo y don Arturo, que recorrían las calles en esos vehículos a tracción animal, de quienes, por lo demás, guardo la mejor imagen.

Friday, September 16, 2016

CON UN MUSEO NUEVO, TOMA FORMA MATERIAL LA RICA HISTORIA DE PENCO

El alcalde Figueroa inaugura el museo de Penco. (Foto obtenida de Facebook).
A partir del 15 de septiembre de 2016, la historia de Penco se puede tocar con la mano, literalmente, porque con esta fecha se inauguró el Museo pencón, en una hermosa ceremonia que se realizó afuera del moderno edificio, ubicado en la esquina de las calles Penco con Las Heras y que encabezaron el alcalde Víctor Hugo Figueroa y el Concejo Municipal. Decenas de personas se congregaron en el lugar para presenciar el acto y posteriormente dar un recorrido por las salas.
Esta es la primera vez en sus 466 años de historia que la ciudad cuenta con un recinto destinado a dar testimonio de su interesante pasado. En la ceremonia intervinieron el alcalde Figueroa quien ideó y puso en marcha el proyecto hoy hecho realidad; Jaime Robles, presidente de la Sociedad de Historia de Penco; y don Tomás Stom, fundador del museo Stom de Chiguayante y quien ha facilitado numerosas piezas de su propiedad para su exhibición en Penco. El acto incluyó una actuación de la artista local Gísela Hernández, quien en la oportunidad estrenó un tema de su creación: La Batalla de Penco. Bendijeron las instalaciones el sacerdote Juan Alberto Aguirre y un pastor evangélico.
El concejal Justo Inzunza, el señor Stom, el alcalde Figueroa, la concejala Verónica Roa Durán, el presidente de la Sociedad de Historia de Penco, Jaime Robles, y Gonzalo Bustos, director del nuevo museo. (Foto obtenida de FB). 
El nuevo edificio incluye 480 metros cuadrados distribuidos en dos niveles y en sus salas el visitante podrá apreciar material de la prehistoria local con el despliegue de fósiles; vestigios de las ocupaciones prehispánicas integradas por cazadores, mariscadores y recolectores; de la cultura mapuche consistentes en utensilios y algunas puntas de flechas; dioramas que ilustran diversos episodios ocurridos durante Conquista y la Colonia españolas; imágenes artísticas del éxodo de Concepción al valle de La Mocha; el resurgimiento de Penco y su desarrollo industrial además de un sinnúmero de objetos de valor histórico e ilustrativo. El nuevo museo incluye una vitrina comunitaria donde los vecinos podrán exhibir piezas o material histórico de su propiedad durante un mes en cada oportunidad. De este modo, los vecinos podrán participar también enriqueciendo el patrimonio para que los aprecien los visitantes.

La artista local, Gísela Hernández, estrenó su nueva creación musical aplaudida por los vecinos: La Batalla de Penco.
El director del Museo de Penco es el joven Gonzalo Bustos quien es licenciado en artes visuales y en gestión cultural. El establecimiento funcionará de martes a domingo entre las 10:00 y las 18:00 horas. La entrada es gratuita.
Arriba, el nuevo museo días antes de su inauguración; abajo el antiguo inmueble que ocupaba ese espacio y donde por muchos años funcionó el restaurant La Posada del Roble, de propiedad de la familia Manríquez.

LA INAUGURACIÓN DEL MUSEO FUE UN ACTO CULTURAL PARA RECORDAR EN PENCO


La siguiente galería de fotos del evento son un aporte de la Sociedad de Historia de Penco. Fueron captadas por su presidente, Jaime Robles Rivera.










Wednesday, September 14, 2016

LUIS BARBA, ANTROPÓLOGO MEXICANO: "PENCO TIENE MUCHO INTERÉS EN CONOCER SU PASADO"

El profesor Luis Barba, ingeniero químico y antropólogo, encabezó el equipo de especialistas mexicanos que investigó el subsuelo de Penco. Aquí aparece en conversación con nuestro blog en el aeropuerto internacional de Pudahuel.
Durante cinco días (9, 10, 11, 12 y 13 de septiembre de 2016), los tres especialistas del laboratorio de prospección arqueológica del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, Luis Barba, Agustín Ortiz y Jorge Blancas, con la ayuda de un sofisticado equipo de georradar, rastrearon tres sitios históricos de Penco, con el fin de verificar la información disponible en el mapa de Amadeo Frazier (1712) acerca del trazado original de Penco y sus construcciones coloniales. En particular, un monasterio de Jesuitas, en la esquina de Chacabuco y Las Heras; una catedral de Franciscanos en la cuadra de Las Heras entre calles Penco y Maipú frente a la plaza; y el Palacio del Gobernador en Freire esquina Penco. Rastrearon a lo menos 5 km lineales de terreno: en calles, en patios de colegios y en casas cuyos moradores gustosos prestaron colaboración. Sólo la clásica lluvia pencona de primavera interrumpió en parte las indagaciones, pero brindó tiempo a los peritos mexicanos a descargar la data almacenada en la memoria del georradar para hacer evaluaciones preliminares.

RESULTADOS ALENTADORES
Esa información generó sonrisas en el trío investigador que indicaban que no ellos habían perdido su tiempo viniendo a Penco de tan lejos. Se observaban datos alentadores. Y por otra parte se acrecentó la expectativa por el futuro mapeo de esas zonas, una vez que procesen la información en el laboratorio de Ciudad de México.
Los expertos creen que esa tarea les tomará un par de meses. Se habló de la posibilidad de volver a Penco para desarrollar nuevas prospecciones en una segunda etapa con el fin de sondear zonas más acotadas o espacios que no fueron prospectados y que son de interés histórico. Los expertos estiman que hay a lo menos cien lugares en Penco que merecerían ser analizados. El trabajo de prospección en desarrollo fue solicitado por la Municipalidad y su alcalde Víctor Hugo Figueroa a través de un convenio existente entre la Universidad de Concepción y la Universidad Nacional Autónoma de México en virtud del reconocido prestigio internacional que tiene esa casa de estudios en investigaciones arqueológicas. Le cupo participación también a la Sociedad de Historia de Penco.

"PENCO LEJOS DE DIOS"
El jefe del equipo de especialistas, el doctor Luis Barba Pingarrón, concedió una entrevista a nuestro blog en el aeropuerto internacional de Santiago momentos antes de embarcar para Ciudad de México. Se refirió al estatus de Penco colonial: “No sé si entonces habría una ciudad más austral que Penco. Pero, el hecho que aquí hubiera existido una universidad, la Pencopolitana; que haya habido un hospital de la Orden de Juan de Dios; la casa del gobernador; un fuerte artillado como La Planchada son realidades que me  indican que Penco fue muy importante a pesar que estaba tan retirado y bastante lejos de Dios (sonrisas).”
El profesor Barba también nos dio su opinión de Penco actual luego de estar cinco días en nuestra ciudad. Destacó una característica: “Su capacidad para regenerarse. Penco es como el ave fénix, le han tocado muchas catástrofes, le han tocado muchas ocasiones de destrucción y de todas éstas se ha levantado y ahí está tratando de aprender de esa historia y lo está logrando. Quizá por eso es que tiene tanto interés en su pasado, lo aprecian mucho porque le ha costado mucho trabajo”.

MIRANDO BAJO EL PAVIMENTO
Y en un resumen de las observaciones realizadas, el jefe del equipo mexicano, entregó un juicio de la información que llevan de regreso para ser analizada e interpretada:
“Tenemos la esperanza de que encontremos los restos arquitectónicos en primera instancia; pero si logramos definir espacios interiores y exteriores de estas edificaciones, y algunos elementos alrededor de estas estructuras es muy probable que lleguemos a interpretar fosas de enterramientos que también es uno de los objetivos. Si logramos esto, algunos de los personajes históricos de Penco podrían aparecer. O sea, observamos que hay buena información y que es sólo cuestión de tiempo para entenderla por completo.”
El equipo de mexicanos tiene tanta experiencia en este tipo de trabajos –han realizado varios similares en otros puntos del planeta--. Tanto así, que sus integrantes pareciera que ven bajo el pavimento gracias a la data desplegada en la pantalla del georradar. Sobre lo que esperaba encontrar y lo que 'vio', el profesor Barba nos dijo:
“Para nosotros en la universidad esto fue un reto, porque teníamos información de los temblores y tsunamis que ha sufrido Penco en su historia. Por tanto, yo esperaba ver más destrucción debajo del suelo. Pero, acá he podido observar que por debajo de un metro y medio de capa de sedimento hay información colonial importante. También veo que hay muros, que hay pisos. Y los muros son pequeños, de no más de un metro. Pero, la situación no es caótica y eso es muy favorable para una intervención posterior. Tampoco hay la cantidad de sal que imaginé, por los tsunamis. Eso es muy bueno también.”


BÚSQUEDA DE
PERSONAJES
Para la posibilidad de que los investigadores den con las sepulturas de personajes importantes de la historia colonial –y ése es uno de los propósitos--, dentro de los recintos bajo observación, la universidad mexicana está en condiciones de arrojar luces de esas personas, de ser halladas, aunque no sus identidades:
“Hemos desarrollado muchas metodologías de estudio. Desde el fondo del área donde están depositados los huesos se pueden tomar muestras que podemos analizar en el laboratorio y ver, por ejemplo, qué tanto esa zona estuvo enriquecida por la descomposición del cuerpo; normalmente se forma un halo alrededor de los huesos que son residuos químicos que se incorporan al suelo. Desde luego podemos hacer dataciones con carbono 14, se puede identificar el ADN, se puede determinar el sexo de los restos óseos, qué edad tenía esa persona, de qué enfermedades padecía, etc. Y además si hay elementos materiales alrededor susceptibles de estudio para determinar si son europeos o si son de Chile”.

HABRÁ EXCAVACIONES
Una vez que se conozca el primer informe, vendría una segunda etapa exploratoria y una sugerencia de los espacios donde haya que hacer excavaciones de verificación. El profesor Barba dijo que tal sugerencia indicará trabajar en lugares donde no haya casas. Bastará con cavar una superficie de 2 x 4 metros y remover unos seis metros cúbicos de material para llegar a la base de los muros de las edificaciones coloniales en estudio. Tales restos de construcciones están entre 1,5 metros y 2,5 metros de profundidad. Sólo entonces comenzaremos a conocer la historia tangible de Penco.


Sunday, September 11, 2016

EXPERTOS MEXICANOS EN RASTREO ARQUEOLÓGICO QUE INVESTIGAN EN PENCO DESCUBRIERON LA CIUDAD DE MARÍA MAGDALENA EN ISRAEL

El profesor mexicano Luis Barba y el alcalde Víctor Hugo Figueroa en calle Chacabuco, una zona donde se espera hallar restos del antiguo monasterio Jesuita en Penco.
El equipo de especialistas mexicanos que realiza un mapeo del subsuelo de algunas área de Penco, con el fin de ubicar restos de edificaciones de tiempos de la colonia, tales como el convento de los Jesuitas; el templo de los Franciscanos y el Palacio del Gobernador, tiene una vasta y reconocida experiencia internacional en tareas similares en distintos lugares del mundo. El más relevante de estos trabajos fue haber contribuido a la ubicación de Magdala, la ciudad natal de María Magdalena, junto al mar de Galilea en Israel.
Magdala la ciudad israelí descubierta con los trabajos del equipo que investiga en Penco.
La zona de Magdala junto al mar de Galilea, muy parecido a la bahía de Concepción, según dijeron los expertos mexicanos.
El jefe del equipo de la Universidad Nacional Autónoma de México, el profesor Luis Barba Pingarrón, que encabeza los rastreos arqueológicos y antropológicos en Penco junto al doctor en arqueología Agustín Ortiz; y al experto Jorge Blancas, a punto de obtener este último su doctorado en geofísica,  en conversación con nuestro blog, narró su experiencia en la búsqueda del pueblo bíblico de Magdala al que perteneció María Magdalena:

MAGALA PERMANECIÓ DESAPARECIDA
“Todo comenzó porque a la orilla del Mar de Galilea construyeron un albergue para peregrinos; empezaron las máquinas a mover el terreno y de repente aparecieron restos de una estructura y cuando la descubrieron era una sinagoga, esto significaba que había un pueblo judío; los pueblos judíos en esa zona funcionaron en época de Cristo. En el año 69, los romanos arrasaron con esto por la revuelta judía por lo que el pueblo que se llamó Magdala no había aparecido en el registro arqueológico. Y nos invitaron a colaborar con ese proyecto para investigar porque eran 30 mil metros cuadrados de terreno que había que estudiar. Pues bien, llevamos nuestros equipos con muchos problemas en Israel, las aduanas son terribles, hubo que explicar, sacar permisos, una barbaridad… El tema fue que empezamos el trabajo en el verano del 2010 y duró dos semanas en la primera etapa, al siguiente verano estuvimos otras dos semanas, en general cubrimos 20 mil metros cuadrados. El trabajo fue muy pesado porque son como 40 grados de temperatura en el verano de Israel. Primero gracias a un estudio magnético, luego una verificación eléctrica y luego un estudio de detalle con el radar empezaron a aparecer los muros de pequeñas construcciones que al final acabaron siendo el pueblo judío. Y unos meses después empezaron las excavaciones y empezaron a aparecer los muros que eran de piedra y salieron piezas, almacenes, cuartos con baños rituales que eran alimentados con agua de manantial. Ya se integró la sinagoga con un mercado. Es todo un sistema de vida de los pueblos en ese momento. Al estar a la orilla del mar de Galilea había un muelle.  Hay una panadería, hay almacenes. Y tuvimos la ocasión de regresar un par de años después y tomar muestras de la tierra, del mortero de unión de las piedras de los pisos. Y de esas muestras hicimos análisis químicos y esos análisis nos revelaron más o menos qué tipo de actividades estaban realizando y, pues, hubo mucha información muy interesante que en combinación con los materiales arqueológicos recuperados estamos tratando de interpretar la forma de vida de esas personas en ese lugar”.
LA CONVERSIÓN DE MARÍA MAGDALENA. Llevada al  Templo por su hermana Marta, María Magdalena aparece aquí de rodillas,  entregada al oír la prédica de Jesús. Entonces, ella abandona su vida de pecado por una piadosa. Las joyas cayendo por su cuello predicen su renuncia a los bienes mundanos. Óleo sobre tema, Paolo Veronese (cerca de 1548), National Gallery, Londres.
MARÍA MAGDALENA con su túnica de plata reluciente permanece postrada ante la tumba vacía de Jesús mientras que el alba comienza en el Oriente. A ella se la identifica por la muestra de su tradicional vestido rojo debajo de la túnica y por la jarra de óleo consagrado. Óleo sobre tela, Giovanni Girolamo Savoldo ( cerca de 1535-1540). National Gallery, Londres.

Profesor, usted nos habla de esta investigación tan interesante, pero no nos ha dicho mucho aún del propósito de buscar a María Magdalena en ese trabajo...


“Bueno, claro, siendo una investigación universitaria expusimos que no íbamos a ser capaces de identificar la presencia de María Magdalena allí. En cualquiera de las casas que estudiamos ella pudo haber vivido, pudo haber pisado, pero no hay elementos que nosotros podamos aportar para decir aquí estuvo y es ella; porque además los judíos no enterraban en sus pisos, así que no hay ni un solo esqueleto en todas las excavaciones que se han hecho y por lo tanto no se encontró ninguna evidencia ni ninguna placa en la puerta de su casa (sonrisas) que dijera que ahí vivía ella. Entonces, todo es documental y el nombre Magdala pues sugiere que María Magdalena pudo haber vivido ahí. Es más, tan así es la situación  que es justo el momento en el que el propio Jesús pudo haber caminado por esas calles y pudo haber pisado esas piedras… Pero, no hay ninguna evidencia científica que lo pueda comprobar. Lo único que respalda la posibilidad es la coincidencia temporal y geográfica.”
Jaime Robles, a la izquierda; el profesor Luis Barba; el doctor en arqueología Agustín Ortiz; Manuel Suárez; Nelson Palma y Jorge Blancas, en una conversación previa al trabajo de mapeo de sitios arqueológicos en Penco. La escena fue captada en el restaurant de Mario San Martín en Playa Negra. 

El jefe de investigadores mexicanos, profesor Luis Barba; y el experto en geofísica Jorge Blancas, ambos de la Universidad Nacional Autónoma de México, realizan un recorrido exploratorio por el fuerte de La Planchada.

PENCO CONSTERNADO POR EL FALLECIMIENTO DEL RECTOR DEL LICEO. LA COMUNIDAD LE TRIBUTÓ UNA MASIVA DESPEDIDA

Profesor Samuel Acuña, rector del Liceo de Penco.
A sólo minutos de haberse iniciado en Penco la investigación científica para la ubicación de construcciones coloniales por parte de tres especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México, se divulgó la lamentable noticia de la muerte de Samuel del Carmen Acuña Reyes, distinguido y querido profesor y rector del Liceo Pencopolitano. El hecho causó de inmediato profunda consternación desde la máxima autoridad local a toda la ciudadanía. Porque el señor Acuña no sólo fue el rector, sino un vecino estrechamente vinculado a importantes roles comunitarios. Era el presidente de la junta de vecinos “Roberto Rossi Gamonal” del barrio Membrillar; se desempeñaba como secretario de la Sociedad de Historia de Penco; y pertenecía a la pastoral de la parroquia pencona. Proveniente de Traiguén se había involucrado con tanto interés por los quehaceres locales que era un pencón de dedicación a tiempo completo. Tan pronto se supo de su repentina muerte, el alcalde Víctor Hugo Figueroa, quien se hallaba en ese momento trabajando con los especialistas mexicanos en la prospección de calle Chacabuco, de acuerdo con el programa de investigaciones arqueológicas, inició acciones para ponerse en contacto con la familia del docente fallecido. 
El profesor, de 63 años,  era casado con Berlenda Cruz. El matrimonio tenía dos hijos Ariana y Felipe. 
En su juventud, el señor Acuña se trasladó de  Traiguén a Temuco. En el Colegio Francés de esa ciudad estudió toda la enseñanza media, de allí se ingresó a la Universidad de la Frontera para seguir la carrera de pedagogía en biología y química.
Integrantes de las organizaciones a las que perteneció Samuel Acuña estaban impactados al conocer lo sucedido, recordaron su personalidad amable y su actitud trabajadora. Fue un gran colaborador en proyectos sociales y de educación; sin embargo, era una persona que prefirió cultivar siempre un bajo perfil. “Su inesperada partida constituye una pérdida enorme, Samuel fue un importante apoyo en la gestión de nuestra organización desde sus inicios”, dijo Jaime Robles, presidente de la Sociedad de Historia de Penco.
"Fue un profesional competente y capaz, estudioso, fue ascendiendo en el liceo desde jefe técnico, subdirector y director. Hizo su carrera de toda una vida en Penco. Él hablaba siempre de la familia pencopolitana, estaba plenamente integrado a nuestra ciudad", recuerda la profesora Lorena Fuentealba. "Él era mi jefe en la Junta de Vecinos n° 5 porque era el presidente y yo el secretario", nos dijo don René Martínez. "Lamento profundamente su partida, yo había estado apenas unos días antes con él hablando asuntos de la Junta", nos agregó el entrevistado.
Su velatorio se realizará en la parroquia Nuestra Señora del Carmen, que fuera su casa espiritual. Los funerales se efectuarán mañana en el cementerio Parque del Sendero, camino a Concepción, después de una misa en su memoria que se oficiará a las 15:00 horas.
Aspecto exterior de la parroquia de Penco durante la misa en memoria del rector Samuel Acuña. La gente repletó el templo y muchas personas siguieron la ceremonia desde las afueras. (Foto: Jaime Robles).


UN MASIVO ADIÓS RECIBIÓ
EL PROFESOR

Penco tributó un masivo adiós al profesor fallecido, después de la misa en su memoria celebrada en la parroquia local. Personas que acompañaron dijeron no recordar tanta asistencia y tantas muestras de pesar por su repentina partida. La gente colmó el templo y decenas debieron seguir la ceremonia desde afuera, expuestos incluso a una suave lluvia que se registró en la tarde.
Ofició la misa el padre Julio Maulén, quien en la víspera, había expresado que "nadie tiene derecho a emitir juicios o cuestionamientos sobre la decisión adoptada por Samuel. Tampoco son válidas las preguntas, son inútiles..."
El padre Maulén conocía al profesor, porque este último era un activo miembro de la comunidad parroquial.
También intervino el alcalde Víctor Hugo Figueroa, quien a nombre de la comunidad, resaltó las características personales del profesor y su buena disposición para colaborar en acciones en favor de su liceo.
Un familiar cercano, proveniente de Temuco, entregó antecedentes de la juventud del difunto diciendo que no importaba qué profesión hubiera estudiado, igualmente habría destacado en esos ámbitos. Sugirió en su discurso bautizar con su nombre al liceo Pencopolitano.
Terminada la ceremonia, el cortejo se dirigió al cementerio Parque del Sendero, en el camino a Concepción. En ese lugar representantes de juntas de vecinos, del liceo Pencopolitano, de los profesores, de la Sociedad de Historia de Penco hablaron para despedir al maestro. Luis Méndez, en representación de esta última, destacó que dentro de la organización, el rector Acuña, secretario de la misma, centró su quehacer en investigaciones sobre la educación en época de la Colonia. En este campo, Samuel Acuña, fue también un gran estudioso de la vida de Lautaro, semblanza que en más de una ocasión comentó a través del programa que la Sociedad de Historia emite a través de la radio de Penco.
Alumnos del liceo interpretaron el himno del establecimiento e hicieron sonar la campana en señal de sentido adiós al maestro.
La partida del rector del liceo constituyó una noticia que causó enorme impacto y sus honras fúnebres fueron motivo de profundas expresiones de pesar por tratarse de una persona muy querida y estimada por la comunidad de Penco y Lirquén.